Pareja y familia

Terapia de pareja

El objetivo de la terapia de pareja es fomentar estilos de relación sanos y constructivos, atendiendo a las distintas áreas de la vida en pareja.

  • Sea por recomendación de otro profesional o por iniciativa de la pareja, el tratamiento de sus dificultades y el desarrollo de sus recursos puede redundar en un incremento del bienestar general y de la salud psíquica, tanto personal como familiar.
  • En entrevistas con ambos miembros y con cada uno por separado se escucharán y analizarán las principales demandas de la pareja.
  • Tras tres sesiones se completa la evaluación de la relación y se proporciona información específica de la situación de la pareja de cara al tratamiento, estableciendo prioridades.
  • En ocasiones resulta necesaria la atención de estados ansiosos o depresivos en uno o ambos miembros de la pareja, derivados y/o mantenidos por las tensiones existentes.
  • Las sesiones de tratamiento son de 1 hora y comienzan siendo semanales para facilitar una rápida activación de la mejoría. Tan pronto como sea posible pasan a ser quincenales.
  • En el transcurso de la terapia de pareja suelen tratarse:
    • Conflictos recurrentes
    • Recursos de pareja
    • Patrones de comunicación
    • Expresión emocional
    • Intercambio afectivo
    • Sexualidad
    • Estilo de vida
    • Relación con las respectivas familias
    • Integración social y laboral
    • Roles familiares
    • Toma de decisiones
    • Relación con los hijos
    • Ocio y tiempo libre
  • En todos los casos el trabajo con la pareja es específico de su situación y se tienen en cuenta las necesidades, expectativas, puntos de vista, historia y características personales de cada uno.
  • A lo largo del proceso terapéutico se fomenta la expresión personal y la escucha del otro en un contexto dirigido por el terapeuta y con objetivos de bienestar compartido.
  • En el marco de la terapia de pareja se proponen cambios consensuados con ambos miembros haciendo uso de las técnicas disponibles para la resolución de conflictos y para el incremento de la satisfacción en pareja.

Desarrollo personal en la relación de pareja

  • Tratamiento específico de diversas dificultades que tienden a manifestarse en las relaciones personales, ya sean de pareja, familiares o sociales.
  • A lo largo de la evolución individual a menudo aparecen barreras o problemas reiterados en las relaciones. En ocasiones, estas dificultades se pueden asociar a vivencias concretas en la historia del individuo y/o a sus tendencias personales.
  • Cuando las dificultades son recurrentes y conllevan sufrimiento emocional conviene entender sus raíces y trabajar para que no supongan una limitación o un conflicto en la vida de relación.
  • Algunos ejemplos de estos problemas son:
    • Celos reiterados
    • Establecimiento de relaciones de dependencia
    • Temor al compromiso
    • Evitación de la cercanía afectiva
    • Susceptibilidad extrema
    • Búsqueda de aprobación indiscriminada
    • Tendencia a la sumisión o a la dominación
    • Dificultad para iniciar relaciones de pareja
    • Pérdidas de control, agresividad
    • Inseguridad y temor asociados a la pareja
    • Dificultad para separarse
    • Tendencia al control y supervisión del otro
  • En estos procesos terapéuticos pueden alternarse las sesiones individuales con otras en pareja, según la demanda y las necesidades de cada persona.

Intervención en crisis de pareja

  • Las relaciones de pareja pasan, a menudo, por situaciones críticas que suponen cambios más o menos deseados para ambos miembros. La recuperación del equilibrio y la evolución de la relación dependen de cómo se afronten las crisis y de las decisiones que cada uno tome respecto al proyecto en común.
  • Un tratamiento intensivo focalizado en los motivos de la crisis puede resultar de utilidad para una resolución en la que se minimicen los daños, e incluso se realicen cambios positivos para la relación.
  • Ejemplos de situaciones críticas de la vida en pareja son:
    • Infidelidad
    • Discusiones recurrentes o altamente aversivas
    • Acontecimientos vitales estresantes
    • Expresión reiterada de dudas sobre la viabilidad de la relación
    • Sobrecarga de uno o ambos miembros de la pareja

Toma de decisiones y mediación en separaciones

No siempre la continuación de la relación es lo mejor para ambos miembros. En ocasiones, los conflictos y las diferencias en una relación se hacen insalvables, tomando la decisión de romper la relación.

El proceso de separación es un periodo difícil para ambos miembros, en el que es común que surjan desacuerdos y conflictos. El objetivo de la mediación en el proceso de separación es facilitar y ayudar a la resolución de conflictos, evitando el enfrentamiento, considerando diferentes alternativas y soluciones que ayuden en la toma de decisiones y considerar las necesidades de cada miembro.

A su vez, se persigue minimizar el impacto emocional y psicológico que pueden generar los enfrentamientos y desacuerdos.

Terapia de pareja y terapia de familia

  • El tratamiento proporciona un apoyo flexible y comprensivo que responda a las necesidades de las familias o parejas que están atravesando situaciones difíciles.
  • Contamos con técnicas de terapia cognitivo conductual y de terapia interpersonal para trabajar en la mejora de la comunicación y la reducción del conflicto.
  • En la terapia de familia o pareja, gracias a la escucha de los distintos puntos de vista, nos es posible acceder a piezas imprescindibles de información sobre las consecuencias que un conflicto tiene en sus miembros.
  • Las cuestiones planteadas por la pareja o, en su caso el grupo familiar serán abordadas de forma firme y clara.
  • El terapeuta procurará crear un ambiente de trabajo en común y estar abierto a la realidad de cada individuo, dando a todos la oportunidad de contribuir.
  • Es interés de Zeine que el tratamiento de las familias y el de las parejas resulte práctico; focalizado en soluciones; a ser posible breve y centrado en puntos fuertes o fortalezas.